hoc_key_013_h.jpgDecidí escribir ésta entrada antes de siquiera comenzar a ver la tercera temporada de House of Cards. Sin embargo, lo que voy a relatar es apto sólo para quienes ya terminaron de ver todos los capítulos, es decir, estará lleno de spoilers. Quiero darles mi opinión general, cero filtro, y espero recibir los comentarios de ustedes, a ver si estamos de acuerdo o no. Repito: Si no la has visto, no lo leas:

 

La temporada, a mi gusto, comienza mal. Vemos en capa caída a un personaje que siempre consideramos dentro de los más fuertes. Doug se recupera del piedrazo que le dio Rachel al final de la temporada pasada y de pronto nos muestran a este matón en su estado más vulnerable, a su familia, a su kinesióloga, a su alcoholismo, etc. Puro relleno. Parecía nota de la Teletón. Nada de eso me interesó, y cuando llegamos al final, no le vi ninguna justificación a todo ese proceso. Los dramas del hacker y la cacería de Racher podrían haberlo resuelto en los primeros capítulos, pero no: dale con verlos a todos en su peor cara. Lo entiendo cuando se trata de desarrollar a los personajes principales, pero con Doug fue una pérdida de tiempo injustificada. Una mierda, lo odié.

También ingresa un escritor cuyo papel es crucial en el desarrollo de la relación entre Claire y Frank, una especie de mini agente del caos que gatilla la revelación de las frustraciones de Claire. Él no me parece innecesario, pero sí me importó un carajo su relación con la periodista. Más escenas sobrantes.

Me llamó la atención cómo se deshicieron tan fácil de algunos personajes como el Senador Mendoza, líder de los Republicanos, o de la periodista de rulos que cubría la casa blanca. Cada vez que House of Cards intenta meterte personajes y se deshace de ellos rápidamente, quedo con la sensación de que no tenían la menor idea de por qué los crearon en un principio.

Pero lo que más me dio lata es lo mucho que se demoraron en mostrar los conflictos de pareja que, para ser honesta, era lo más atractivo de la temporada. Todo gira en torno a eso: Se derrumbó el dúo de titanes. Decir que hubo machismo por parte de Frank sería un análisis demasiado facilista, ya que no sólo gritoneó y utilizó a su aliada Jackie: Remi le dejó bien en claro un par de veces lo mal que trata a sus pares.

El suicidio del activista gay tampoco me pareció relleno: Desde ese entonces, comenzamos a ver a una Claire más sensible y alejada de los deseos de su esposo. La división pareciera que comienza porque a ella le está pesando la conciencia, pero la verdad es que recién toma la iniciativa cuando se da cuenta de que no necesita a Frank, sino que Frank la necesita a ellaClaire se transforma en una versión exagerada de lo que fue Cecilia Morel en la campaña presidencial de Piñera: una máquina recolectora de votos, de confianza y de buena imagen ¿no les recordó eso en algún minuto? La chica embarazada a la que visita durante la campaña le dice: “No confío en su esposo, pero si usted se postulara, yo le daría mi voto”. El escritor a quien ella tanto temía le dice que la figura de Frank ya no es el centro del libro, sino que el matrimonio lo es, porque ambos están a la par.

Ella siente que Frank no se ha dado cuenta que ganó las primarias gracias a su participación. La gente la quiere desde que se enfrentó al primer ministro ruso (un grande Lars Mikkelsen, lo amo desde Sherlock) y su hambre de poder siempre se vio opacado por su marido. Todo fue en pro de la presidencia, incluso si se trataba de dar de baja sus deseos de ser embajadora de la ONU. Se equivoque o no, tenga o no experiencia, era lo que ella quería y Frank no supo dárselo, ya fuese por el bien de la nación o de él mismo. Finalmente, dejaron de ser una unidad en sí y los intereses se dividieron.

Otra duda que me quedó rondando ¿por qué quieren tanto la presidencia desde el principio? ¿de dónde nace ese hambre de poder? o más bien dicho ¿para qué lo quieren? ¿lo desean sólo porque nacieron así, como predadores naturales, o hay algo más trascendental de por medio? ¿Frank de verdad aboga por lo mejor para la nación, o quiere que Estados Unidos prospere para poder dejar su legado? Quizás eso mismo es lo que comienza a preguntarse Claire ¿qué legado está dejando ella al apoyar a su marido? Deseo de todo corazón que exista una cuarta temporada que resuelva todas mis preguntas, porque seamos honestos: el final te deja con hambre.

Disculpen si fui demasiado desordenada a la hora de vomitar mis ideas, pero la verdad es que esta temporada me dejó con una sensación extraña que todavía estoy intentando descifrar. ¿No les pasó a ustedes también?

Autor

1 Comentario

  1. Concuerdo con lo del hacker (una lata). pero me gustò la historia de Doug. Esa devoción (casi amor casi gay) por Frank es insuperable. Totalmente de acuerdo con lo que dices de la dupla. Pienso igual. No hay 4ª temporada? Esa duda me dio terror. abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.